Guía de turismo y ocio para sus vacaciones en Lanzarote

Centros turísticos

Jameos del Agua (Punta Mujeres)

Horario de visita: Todos los días, de 10:00 a 19:00 horas.
Horario de invierno (Del 01 de febrero al 15 de junio): Todos los días de 10:00 a 18:30 horas. Los sábados, hasta las 22:00 horas.
Tarifa: Adultos, 8 euros; menores (de 7 a 12 años), 4 euros.
Horario recomendado: A primera (10:00) o última hora (alrededor de las 15:30 en adelante). La visita resulta mucho más tranquila. Se contempla la obra manriqueña con mayor serenidad.
Plano de situación

Plano de situación:

Los Jameos del Agua, al igual que la Cueva de los Verdes, se localizan en el interior del túnel volcánico producido por la erupción del Volcán de la Corona, en la localidad vecina de Yé. Los Jameos del Agua se encuentran situados en la sección de este túnel más cercano a la costa. Deben su nombre a la existencia de un lago interior que constituye una formación geológica singular. Se origina por filtración al encontrarse por debajo del nivel del mar.

Jameos del Agua, Lanzarote

Está formado por, al menos, tres jameos o aberturas en el terreno. El “Jameo Chico” por donde se realiza el acceso al interior, el “Jameo Grande” y un tercero denominado “Jameo Redondo”. El túnel formado por la erupción del Volcán de la Corona es uno de los más largos del mundo con más de seis kilómetros de longitud. El desprendimiento parcial del techo de una sección de este túnel forma una estructura denominada “Jameo” (vocablo de origen aborigen), que no es más que la abertura o boca del terreno que permite el acceso a las diferentes grutas. Los más de seis kilómetros conocidos se prologan desde el cráter del volcán hasta que se adentra en el mar en un tramo submarino de un kilómetro y medio, denominado “Túnel de la Atlántida”.

El nacimiento de una idea

Los Jameos del Agua conforman el primer Centro de Arte, Cultura y Turismo creado por César Manrique y constituye el reflejo de uno de sus pilares creativos: la armonía entre la naturaleza y la creación artística. A principios de los años sesenta del siglo XX, y debido al abandono del entorno, se hace necesario acometer labores de limpieza y de acondicionamiento. Aunque las obras se dilataron en el tiempo, podemos señalar el año 1966 como fecha de la apertura de las primeras fases al público.

La especial morfología del tubo volcánico provocó que se realizaran numerosos cambios sobre el proyecto inicial, explorando nuevas alternativas creativas y procurando que las soluciones adoptadas fuesen las más adecuadas. Los Jameos del Agua como obra completa es atribuible a César Manrique. Sin embargo, la complejidad del proyecto y las repetidas estancias en Nueva York durante los primeros años de creación del Centro hacen que, sobre todo en las en las primeras fases de adecuación del tubo volcánico, delegue parte del trabajo en uno de sus colaboradores más directos: el artista Jesús Soto, que había sido el artífice de la espectacular iluminación y adecuación de la Cueva de los Verdes.

Recorrido

Jameos del Agua, Lanzarote

En el exterior nos encontramos con una pequeña recepción integrada por muros de piedra, paredes blancas y restos de las cuadernas de un barco. Tras cruzar una pequeña puerta de entrada descendemos por una ingeniosa escalera de caracol de piedra volcánica y madera, lo que nos permite descubrir, poco a poco, desde la altura, el primer escenario interior: El “Jameo Chico”. En este espacio destaca la abundante vegetación y los elementos ornamentales que nutren de estímulos visuales la estructura del Jameo. Esta zona se ha aprovechado con la habilitación de un majestuoso restaurante. Paradójicamente, opera como tal exclusivamente los martes, viernes y sábados en horario nocturno. Cuenta con una carta muy limitada, pero el espacio constituye un auténtico lujazo. Conviene reservar, si optan a una cena especial, el lunes de cada semana.

En el interior del recinto descubrimos un lago natural de aguas insólitamente claras y transparentes. Este espacio, apenas intervenido, conserva la estructura con forma de bóveda de cañón propia del túnel volcánico. Su carácter catedralicio se ve reforzado por la presencia de un hueco en la parte superior de la bóveda desde donde, en días luminosos, se proyecta un haz de luz cenital que se hunde en la profundidad del agua.

El “Jameo Chico” forma parte de la primera fase del acondicionamiento de los Jameos del Agua que, desde el año 1966, acometió el Cabildo de Lanzarote, y que tenía como eje conductor el proyecto de intervenir, revalorizar y poner en uso espacios emblemáticos de la geografía insular. Originariamente, Los Jameos del Agua fueron concebidos como sala de espectáculos: de esta época podemos destacar el bar, los accesos y la marmórea pista de baile.

Este hábitat acuático subterráneo, de gran riqueza faunística, alberga más de una docena de especies endémicas de gran interés científico entre las que destaca los célebres cangrejos ciegos (Munidopsis polymorpha) que puntean el fondo rocoso del lago. La oscuridad de la gruta provoca la carencia de pigmentación. Este raro espécimen, único en el mundo, de color blanquecino y de apenas un centímetro de longitud, sirve como símbolo de los Jameos del Agua.

Mimetizado con el entorno nos encontramos con una pasarela que permite cruzar el lago lateralmente y, tras ascender a través una pared ajardinada, acceder al “Jameo Grande”. El ingenioso tratamiento artístico de esta zona difiere del resto de lo visitado. Estamos ante un exuberante y exótico jardín donde florece una vegetación sorprendente de palmeras, cactus, crotos e higueras, que rodean una piscina blanca, de formas serpentinas y de aguas acuareladas de un azul intenso. Corona todo el conjunto las paredes curvas del propio jameo. El blanco esmaltado y estridente de la piscina contrasta con la roca oscura y rugosa, convirtiéndose en un verdadero oasis humanizado.

Jameos del Agua, Lanzarote

Las formas creadas por Manrique son serpentinas, donde la curva adquiere un fuerte carácter orgánico y se mimetiza con los elementos del entorno. Especialmente impactante es la palmera centenaria que intencionadamente se vuelca sobre la piscina proporcionándole una sombra tamizada. Si se prosigue, más allá del “Jameo Grande”, nos encontramos con otra intervención singular. Un espectacular Auditorio, inaugurado en 1977, aprovechando el interior de una gruta volcánica. El auditorio se convierte en epílogo arquitectónico de este recorrido. Sin duda, los Jameos del Agua representan una de las obras más originales de César Manrique, donde se plasma, de manera magistral, su concepción personal y poco convencional del hecho artístico.

Para antes o después:

No se entiende la visita a este centro turístico si no lo hacemos también a Cueva de los Verdes. Éste comparte numerosos puntos de atracción vulcanológicos. Por la zona, un poco al norte, en el pueblo de Yé, asoma Mirador del Río, otra magnífica intervención de César Manrique que nos descubre Archipiélago Chinijo. Para comer, pescadito fresco en Amanecer (Arrieta). Si acude con niños, tiene dos buenas opciones alrededor de Jameos del Agua: Parque Natural Las Pardelas y Tropical Guinate.

¿Quiere alojarse en una Villa con encanto en Lanzarote?

Print Friendly